Nombre de Empresa - Mensaje Empresa
Todo buen coleccionista tiene su anécdota, su historia o su aventura para compartir. En nuestro caso, suele ser de tipo futbolero. Un partido, una postal, una foto, un viaje, etc. En esta sección abriremos la puerta y las ventanas a cualquier locura a la que os haya llevado esta pasión.


El paraíso del coleccionista de camisetas          junio 2016
por  Josep Sabaté  (Barcelona)

El pasado 1 de julio nuestro buen amigo Josep Sabaté acudió a la inauguración de una exposición de camisetas de fútbol en la localidad barcelonesa de Bigues i Riells. Las piezas expuestas pertenecen a la colección de Luis Manzano, que cuenta con camisetas que por sí solas serían merecedoras de un museo permanente.
En los maniquíes montados al efecto se pudieron disfrutar camisetas que llevaron en su día jugadores como Messi, Cristiano Ronaldo, Luis Suárez, Totti, Maldini, Falcao, Ronaldo, Gerrard, Neymar, Sergi o Tamudo, entre otros muchos.
A continuación podeis ver el reportaje fotográfico:























Por el Buenos Aires futbolero....     abril 2016
por  Juanjo Imaz (Donostia / San Sebastián)

Aprovechando un viaje de visita a la familia argentina, pude hacer realidad la idea de conocer en vivo algunos de los estadios más míticos del planeta fútbol.
Estuve 10 días alojado en el Barrio de La Recoleta. En el primero de ellos realicé el recorrido turístico por los sitios más típicos de Buenos Aires:  Obelisco, avenida 9 de julio (dicen que la más ancha del mundo), Plaza de Mayo, Casa Rosada y Puerto Madero.
Al segundo día ya tocó visita al barrio de Boca, el más bonito y colorista de la ciudad, con muchos restaurantes, puestos de souvenirs, postales..., en fin, una auténtica delicia para el coleccionista. Y, cómo no, el estadio de Boca Juniors, la Bombonera, que rezuma fútbol auténtico por los cuatro costados. Allí pude también comer en La Cantina, un restaurante muy futbolero con bufandas de equipos de todo el mundo, fotografías de equipos y, por supuesto, de Diego Armando Maradona.











El domingo acudí a Parque Rivadavia, donde se celebra un mercadillo. Poco material, pero con tiendas que venden si quedas con ellos. Así pude comprar unas 70 postales por 230 euros. Desde allí merece la pena acercarse a la cancha de Ferrocarril Oeste, muy cercana.

Unos días más tarde, tocó la visita al estadio de River Plate. El metro (Congreso) deja a unas 10 cuadras, así que es aconsejable tomar un taxi, ya que son baratos. Es un estadio más grande y cómodo que el de Boca, pero con menor sabor futbolero. La entrada con la visita al Museo cuesta unos 10 euros, pero merece la pena. En especial, el "tunel del tiempo", que abarca la evolución de River y el propio país desde el año 1900.











Una ciudad muy europea, gente amable, con transportes baratos. Buena gastronomía, a precios más que razonables. Y, sobre todo, futbol y postales.

Visita al Museo y Caldero Verde       febrero 2016
por León Azuara (Barcelona)

En una reciente visita a la ciudad de Lyon, pude contar una vez más con la magnífica hospitalidad de MICHEL NAULIN y su familia. Día perfecto: domingo soleado, mañana de compras por la ciudad del Ródano y por la tarde..., la sorpresa de Michel, que me había preparado una visita al Musée des Verts y el tour del estadio Geoffroy-Guichard en Saint Etiènne.
Aunque mi intención es participar en la reunión del 18 de junio en Saint Paul en Jarez, en esas fechas será imposible visitar el museo y el estadio, ya que estará inmerso en los partidos de la próxima Eurocopa 2016, que se disputa en Francia, y el feudo de la ASSE es una de las sedes. Así que, agradecido totalmente por esta oportunidad a Michel.

El Museo, el primero de un club de fútbol francés, es una auténtica delicia para el coleccionista y amante de la historia del fútbol. Saint Etiènne suena a años '70, a Copas de Europa de las de antes, de eliminatoria directa, de remontadas épicas, de jugadores implicados con su club, su ciudad y su región. 
Camisetas históricas, entradas, banderines, fotos del estadio desde su construcción.  También una pequeña tienda, que me permitió conseguir algunas postales del nuevo Caldero Verde "Le Chaudron Vert" (la tienda oficial del club estaba cerrada al no ser día de partido).
La exposición temporal que conmemoraba los 40 años de la final de Glasgow, en la que el Saint Etiènne perdió contra el todopoderoso Bayern München por 1-0, era un claro ejemplo de eficacia museística, incluyendo videos de aquellas memorables eliminatorias de la 1975-76.

Tras la visita al museo, comenzó un tour por el interior del Geoffroy-Guichard. Paso por la sala de prensa, sala mixta, el vestuario local, el pasillo de salida al césped, los palcos y la grada, amenizados por anécdotas históricas de una simpática guía. Un estadio de estilo absolutamente inglés, cuadrado y cerrado, que ya había visitado en 2004 en un ASSE-Bordeaux, y cuyo ambiente me dejó enamorado. Ahora ha sido remodelado de cara a la Eurocopa 2016, sin perder un àpice de su esencia de fútbol-pasión.












Posteriormente, visita al "otro" museo verde, el que ha conseguido reunir Michel en su propia casa. Además de su colección de postales, que el año pasado superó la cifra de 25000, en su particular espacio  se disfruta de todo tipo de objetos relacionados con el Saint Etiènne. 













Agradecer especialmente la paciencia y hospitalidad de Caterine y Deborah, con quienes compartimos cena y charla hasta nuestro retorno a Lyon.
Ahora sólo resta esperar la llegada de junio, para volver a visitar esta región francesa, y compartir buenos momentos con otros coleccionistas. Mientras tanto, os animamos a viajar y disfrutar con nosotros en Saint Paul en Jarez....


18 de junio - SAINT PAUL EN JAREZ - REUNIÓN CCPS

_______________________________________________________________________________________________

Un colpero en Brasil 2014           julio 2014
por Jorge Paz (Ourense)

Todos los futboleros marcamos con rotulador rojo las semanas en las que se disputa un Mundial. Y los que detestan el fútbol, también, pero porque saben que en esas fechas casi no estamos para nadie. Vivir un Mundial en directo, en el país, recorriendo las ciudades y conociendo gente es una experiencia muy recomendable. Incluso si no te gusta el fútbol. He tenido la oportunidad de estar en mi tercer Mundial, y queda claro que Brasil vive por y para el fútbol. La desilusión e indignación vivida tras el 1-7 contra Alemania en el Mineirão de Belo Horizonte es difícilmente descriptible. Todo  estaba engalanado con banderas y los partidos de la “canarinha” paralizaban literalmente el país. Y en el resto de partidos se podían ver bares y terrazas con camisetas de todos los equipos del mundo. La hora de los partidos era una cita ineludible para toda la población. Camisetas amarillas y albicelestes eran las más abundantes. Y la rivalidad duró todo el torneo. Sobre todo con cánticos provocativos. A punto estuvo de haber una final Brasil-Argentina. Alemania les cortó las ilusiones a ambas. Y en la final los brasileños respiraron aliviados cuando comprobaron que sus vecinos no alzaban la Copa en su templo.  

El amigo Jorge Paz (Ourense) pudo vivir en directo diversos partidos del pasado Mundial de Brasil, entre ellos nada más y nada menos que el histórico 1-7 de la semifinal entre Brasil y Alemania, y la finalísima de Maracaná entre los alemanes y argentinos.




       





 

 
 
 
 
 
 
Editor de páginas web alojado en Vistaprint